Bibiana

No creo que la nueva ministra de Igualdad merezca tan pronto la hoguera por sus patadas al diccionario de la RAE o por ocurrencias mal explicadas como la de crear una biblioteca de mujeres, no de uso exclusivo de la féminas -que por cierto estadísticamente leen bastante más que los hombres-, sino con fondos de temática relacionada con este sexo. Y aunque algunos medios han entrado a degüello con la joven sociata gaditada, quizá lo único imputable a esta bisoña ministra es precisamente eso, su inexperiencia para asumir un cargo relevante si haber tenido anteriormente responsabilidades en tan alto grado. Pero si alguien ha querido hacer esta apuesta, como es el caso del presidente del Gobierno, bien por dar un aire fresco a su gabinete bien como adorno, pues allá él y juzguese su gestión al menos después de esos cien días de gracia que se dan en cada mandato. 

Pero es que quizá lo que debe estar en discusión en este caso no es si la persona que lleva la cartera tiene o no capacidades, sino la utilidad de ese ministerio en una sociedad que suele ir por delante de las decisiones gubernamentales en cuanto a igualdad. Si a esto unimos que la situación económica actual llama a aplicar austeridad en el gasto público y dar prioridad a otros asuntos, resulta injusto situar a Bibiana Aído en el centro del pim pam pum. ¿O no?

 

68 Comentarios a “Bibiana”

  1. pepe vazquez

    ANDALUZ. (perdón).