Archivo de ‘sociedade’ Category

La apuesta

Xoves, 9 de Maio, 2013

No soy mucho de apostar, no creo en esa suerte que un día llama a la puerta para cambiarte la vida y, como mucho, me dejo llevar cuando la ilusión es colectiva y en modo peña. Sin embargo, hay veces que las posibilidades de perder son tan remotas que uno no se resiste a dejarse atrapar por los brazos de la diosa Fortuna y hasta empeñaría a la musa para entrar en la posta.Hace una semana me aposté con alguien una cena a que no habría equipos españoles en la final de la Champions y solo tuve un atisbo de duda durante cinco minutos, porque aunque soy consciente de que a veces la épica puede más que la lógica, asumo que jugaba con ventaja frente a mi forofo competidor.Semanas antes había roto también mi voto al ofertar públicamente cualquier tipo de gratificación culinaria en caso de perder la que también consideraba una apuesta segura. El problema es que, a diferencia de los desafíos deportivos donde los colores llevan a más de uno a jugarse hasta la vergüenza , la cuestión sobre la que proponía el envite tiene ya menos crédito en la sociedad que una tertulia con copas de vino sobre la mesa. Nadie quiso recoger el guante, quizá porque no son estos tiempos de andar tirando el dinero, aunque es cierto que, de perderla, yo hubiese pagado de buen grado una suculenta cena a quien hubiese aceptado jugarse conmigo que no verán mis ojos la imagen de una grande de España entrando por la puerta de un juzgado.

Se van

Mércores, 24 de Abril, 2013

Llevábamos varios años debatiendo en tertulias y artículos de prensa sobre si estábamos sufriendo turismo sanitario, sobre si debíamos permitir el uso del hiyab en las aulas, sobre si los chinos hacían competencia desleal con sus bazares o sobre si las bandas de jóvenes latinos eran un peligro público cuando de repente un día miramos y vemos que al otro lado de la barra del bar, en la eterna obra de enfrente o picando en la caja registradora ya no están ni Jefferson, ni Mamadou ni Chu Li.

Se han marchado y con razón, porque después de haberse dejado la piel tratando de hacerse un hueco en el primer mundo, se dieron cuenta de que esa tierra prometida estaba Europa arriba donde, además, la mezcla de razas y culturas está más arraigada y donde no tienen que hacerse forofos de un club de fútbol para socializar.

La estadística no engaña y dice que en el último año el número de inmigrantes ha disminuido en 216.125 personas, lo que representa un -3,8%. La cifra casi coincide con la caída demográfica de España, que de seguir la tendencia podría bajar de los 47 millones. Este país ya solo tiene atractivo para los jubilados alemanes o ingleses ansiosos de sol, para los nuevos ricos rusos que quieren lavar dinero o para los futbolistas en busca de contratos millonarios. Para el resto de posibles inmigrantes solo somos un aeropuerto de escala donde las horas de espera por el siguiente vuelo son eternas.

Test de españolidad

Venres, 12 de Abril, 2013

El otro día fui a renovar mi DNI con cierto nerviosismo por si ya había entrado en vigor lo del test de españolidad. Lo admito, no lo llevaba preparado y tenía miedo a que en mi expediente saliese reflejado que no era capaz de sacarlo a la primera, como dicen los culés que le ocurrió a Sergio Ramos.
Mientras repasaba ayudado con los dedos las provincias y los ríos de España, un jubilado sentado a mi lado me tranquilizó al insistirme en que, de momento, solo van a examinar a los extranjeros, porque ya que van a tener sanidad y educación gratuita para sus hijos, por lo menos que se chapen la lista de borbones antes de que algún juez se decida a desahuciarlos de la Zarzuela. Me contó que él en su juventud también tuvo que pasar un examen para trabajar en Suiza, adonde llegaban cientos de españoles sin apenas dominio de su propia lengua, pero que como allí sobraba el trabajo, hacían la vista gorda con los iletrados. Por eso me dijo que no entiende que ahora al Gobierno le preocupe más el nivel cultural de los futuros españoles, que evitar que emigren los jóvenes mejor preparados.
Solo hice gestos de asentimientomientras escuchaba, que es lo que se tercia cuando estás en una dependencia policial y quieres salir indemne. Tras pagar 10,40 euros por ver mi nombre y mi cara estampada en un trozo plástico, no pude más que sentir alivio. Había logrado renovar la españolidad, al menos por otros 10 años.

Pifias en 140 caracteres

Mércores, 27 de Febreiro, 2013

Los 140 caracteres que como máximo permite usar Twitter en cada mensaje son más que suficientes para las meteduras de zoca de quienes creen que esto de comunicarse a una audiencia indeterminada es pan comido. La última sorpresa se la acaba de llevar el actor y diputado valenciano Toni Cantó, quien para defender la idea de que la igualdad no se construye con leyes que discriminan positivamente a un género, se dejó llevar por el populismo de barra de bar para tuitear que la mayoría de las denuncias por maltrato son falsas.
Y como la estadística judicial es palmaria, pronto le contestaron que las cuentas dicen que las acusaciones malintencionadas no llegan al 1%, por lo que el parlamentario se tuvo que tragar su conjetura con el consiguiente cabreo de sus compañeras de Congreso.
El atrevimiento en la red que practica el anónimo ciudadano no debería ser norma para los personajes públicos que acceden a las redes sociales y sobre los que hay millones de ojos pendientes. Quizá por ello los partidos y organizaciones deberían formar a sus dirigentes para que se lo pensasen dos veces a la hora de compartir esos pensamientos inapropiados que solo pueden surgir en la soledad del inodoro y con el ‘smartphone’ en la mano. Claro que para algunos igual ya es tarde y su fama digital está tan demacrada como su carrera sobre el escenario.

Incontinencia ideológica

Mércores, 20 de Febreiro, 2013

A Salva Ballesta no lo quieren de segundo entrenador en el Celta por facha y para evitarse los no pocos problemas que podría generar entre los radicales de la afición celeste, Mouriño —el discreto— ha preferido que el nuevo técnico Abel Resino llegue a Vigo ligero de equipaje y sin incómodos acompañantes. La decisión, que el presidente celtista quiso justificar ante la prensa por cuestiones deportivas, pone de actualidad la difícil convivencia que siempre han tenido el fútbol y la política en España, donde cualquier concentración de masas invita a la manipulación. Porque a un aficionado céltico se la tendría que traer al pairo que Salva Ballesta duerma con sábanas rojigualdas, pero el problema es que en su día utilizó su notoriedad como goleador para difundir sus inclinaciones políticas, por lo que no le debería de extrañar ahora que le veten en un club en el que una parte de la afición considera que los mítines en los campos de fútbol no los debería de dar gente en pantalón corto.
Otra cosa aparte son esa pandilla de descerebrados, generalmente apoyados económicamente desde las directivas, que profieren insultos de todo tipo desde la grada o que con sus imitaciones de animales convierten a las canchas españolas en las más xenófobas del mundo. Eso sí que debería escandalizar a quienes tildan de discriminación que no se contrate a un técnico con incontinencia ideológica.

Un papa conciliador

Venres, 15 de Febreiro, 2013

No me imagino a un Papa lucense como tampoco a uno negro. Y no es porque no tenga opciones nuestro convecino vilalbés Rouco Varela o el cardenal africano que suena en las quinielas para sustituir a Benedicto XVI, lo que ocurre es que creo que el obispado romano debería de ser ahora mismo ocupado por un tecnócrata que, al igual que hace Monti desde el Quirinal, devuelva a la fe a los mercados y saque a la cúpula de la iglesia católica de esa indolente actitud frente a los problemas que le surgen, solo comparable al inmovilismo que en España demuestran los dirigentes del PP con sus garbanzos negros.

Como en todas las instituciones en crisis, lo primero que debería hacer el nuevo Papa es autocrítica y después buscar una solución a toda esa suerte de contradicciones que se han ido sucediendo en las últimas décadas. Otro ultraortodoxo o un aliado de la Teología de la Liberación no harían más que complicar las cosas y seguir enfrentando a uno y otro sector de la iglesia, que lo que necesita con urgencia es recuperar esa imagen de institución humanitaria que han ido minando todos los casos repugnantes protagonizados por algunos religiosos y que no ha sido capaz de condenar con contundencia.

La fumata blanca se presume difícil y encontrar un nuevo Karol Wojtyla sería una carambola, pero la vía Ratzinger ya se ve que no ha sido una solución.

Bisturí contra tijera

Xoves, 17 de Xaneiro, 2013

A los lucenses les ha dado por reclamar lo que por derecho les corresponde, una asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los residentes en las otras tres provincias gallegas, aunque el problema es que se les ha ocurrido reivindicarlo en un momento en el que las administraciones quieren recortar servicios y no ampliarlos. Desde hace dos años, la capital lucense cuenta con un moderno hospital, aunque esa ciudad sanitaria que tanto se hizo esperar aún no dispone de una sala tan común como la de Hemodinámica, ni de otras más complejas pero en su día prometidas, como la de Radioterapia y la de Medicina Nuclear. Por ello, cada año hay cientos de traslados en ambulancia hasta A Coruña para hacer pruebas tan habituales como el cateterismo, por lo que cualquiera que haya ido personalmente o con un familiar hasta el Chuac sabe que los lucenses son legión en el hospital coruñés.
Y eso que la profesionalidad y atención de los especialistas de ese centro desde luego invitan a hacer los kilómetros que hagan falta para ser atendidos allí, pero eso no quita que Lugo merezca, por derecho y pirámide poblacional, estar al nivel asistencial del resto de grandes ciudades gallegas.
Los lucenses asumen que tardará en llegar el Ave, el auditorio o la autovía a Santiago, pero parece que no van a permitir que se juegue con su salud, por mucho que los que gobiernen den más importancia a la tijera que al bisturí.

Volve Plácido

Mércores, 19 de Decembro, 2012
A España de miseria e desigualdade que viviron os nosos pais tiña cada Nadal o seu enternecedor reencontro de clases en torno ao portal dunha familia desafiuzada, cunha piadosa burguesía deixando oco na cea de Noiteboa aos pobres, con rifas de cestas, caravanas de comida e cabalgatas de falsa ilusión por unha sociedade máis xusta. Aquel esperpento da caridade cristiá que retratou Berlanga en ‘Plácido’ quedou reducido á anécdota para a nosa xeración, a primeira deste país que se ía a criar nese prometido estado do benestar. Pero o día en que chegaron eses homes de negro a recortar canta conquista social foron acumulando os herdeiros daqueles pobres vergonzantes, tamén foron rescatados do baúl dos recordos todas as pantasmas do Nadal que hoxe nos vende a mercadotecnia solidaria.
Cunhas institucións enaxenando a cobertura de dereitos sociais sobre as ONGs e uns políticos sometidos ao ditado de burócratas europeos e executivos financeiros, a única lección de humanidade crible é cada xesto individual, anónimo e non publicitado de axuda a quen o está pasando mal. O resto de adornos déixoos para a árbore e o nacemento, porque me resultan tan hipócritas como aquel slogan de ‘Poña un pobre na súa mesa’ co que un réxime que sempre temeu á igualdade de oportunidades quixo adocenar a unha xeración amordazada pero non estúpida.

Téñome que posicionar

Mércores, 5 de Decembro, 2012

Un experto en comunicación dixital acaba de certificar algo que xa sabía, pero me negaba a recoñecer: estou mal posicionado en internet. A principal causa deste desapego á Rede reside no meu descoñecemento das reviravoltas de San Google e unha escasa actividade nesas redes sociais que cada vez máis acaparan o noso tempo de lecer.

A forma e, sobre todo, a nosa capacidade para poñernos en primeira fila e ser os primeiros en ofrecer o produto xa predomina sobre o fondo, o que pode acabar por converter os medios de comunicación en simples colectores de información, sen personalidade e carentes dese protagonismo social que no seu día chegou a identificalos como o cuarto poder.
O pulso da actualidade tómase xa en menos de 140 carácteres e os que se resistan a entrar na rolda corren o risco de acabar como outsiders da información, cun público minoritario e incapaces de influír na opinión pública.

A nosa audiencia é agora ilimitada e xa nos dá vertixe só pensar que o que deu en chamar reputación en internet poida verse lastrada por un comentario mal calculado ou por unha falta de reflexos.

O meu propósito para o ano novo será posicionarme mellor na Rede e seguir atento a calquera cambio ou evolución. Claro que o resto, a folla en branco, seguirá sendo o reto diario máis apaixonante.

Debate a fondo

Mércores, 7 de Novembro, 2012

O fin da crise debe de estar preto. E non é porque o atisbe Villar Mir, o anuncie De Guindos e o ratifique Rajoy, senón porque o debate político a nivel local fai albiscar a liquidación da desaceleración económica. Unha demostración de que a prima de risco e o índice Nasdaq son temas amortizados é que a polémica que manda truco agora nunha capital de provincia como Lugo é a actualización do rueiro para retirar nomes franquistas.
A controversia vira ao redor de se a aplicación da Lei da Memoria Histórica debe ser levada ata o extremo de suprimir do nomenclátor urbán a todo cargo público ou colaborador do réxime que durante corenta anos dominou España, ata a aqueles que naceron ou residiron na cidade, unha decisión que se topa cun duro obstáculo, a negativa dos descendentes a ver aos seus antepasados denigrados.
E mentres políticos e familiares discuten sobre como administrar a lei que nos deixou Zapatero, o cidadán de pé, que foi o que realmente sufriu silente aquela ditadura e a que hoxe impón os mercados, segue á espera de solucións a problemas como a falta de crédito, o peche de empresas, o aumento do paro ou a eliminación de prestacións sociais.
Pensándoo ben, se cadra o mellor que nos pode pasar é ver aos nosos políticos entretidos na temática trivial, non vaia ser que se lles ocorra tomar decisións.